Altillo N° 1

Podría creer en estas cuatro paredes blancas. Podría decir: este espacio es así, una pared blanca acá, otra pared blanca acá, y seguir contando de ese modo hasta juntar las cuatro. Podría sugerir que las cuatro paredes no aseguran cuatro ángulos rectos: vale tan sólo imaginar una caja que sufre una ligera presión externa y se bandea, se vuelve acaso romboidal, una caja que alarga una de sus diagonales a la vez que la otra de las diagonales se hace corta. Podría reafirmar entonces que cuatro paredes blancas no garantizan nada. Ahora las cuatro paredes son blancas, escribo. Ahora este lugar se muestra despojado. 
A lo mejor creería en el despojo de este espacio si no supiera de su condición anterior de sitio abigarrado; creería en las paredes vueltas blancas si no permaneciera el techo en diagonal, si no permaneciera la continuidad de ese techo. Confiaría en el despojo de este espacio si la experiencia no nos hubiera dejado un solo rastro; si no hubiera ningún olor que altera, un ladrillo caído, el reflejo de un resguardo; si no hubiera una sola espina hecha línea en la piel de un brazo. Creería en el despojo de este espacio si no hubiera nada de eso en nosotras, que somos las que lo habitamos.
No sería fácil determinar lo que hizo blancas estas paredes: si lo blanco resulta de un trazo que se arrastra desde adentro de otro luto, si las cenizas blancas fueron el resultado de un incendio voraz. Acaso un vecino blanqueó su casa y trajo las sobras de la cal. A lo mejor el espacio blanco, como el vacío, es la primera impresión ante otra pérdida, ante el siempre de otra pérdida.
Vuelvo a señalar que ahora en este altillo las cuatro paredes son blancas. 
Así y todo, las paredes blancas no borran el lugar de las referencias. Aunque el espacio se muestra despojado podemos señalar, abajo es hacia allá, hacia este otro punto queda el arriba, éste es el marco de una ventana. 
Algunas pocas referencias claras nos permiten determinar: 
por este lado es necesario que nos hagamos fuertes, 
por acá darle vigor al tejido de las alianzas, 
en el contorno de esta zona somos todas necesarias.


ED 119 - 12/04/17