Siete chicas viven juntas en un altillo, con un agujero cuadrado en el piso y una ventana que da al valle. Hay una que pinta, otra que lee libros de ingeniería, una que amasa el pan, está Cactus, hay otra que sabe de fotografía y está la que escribe. Desde una mirada en diagonal (como el techo que cae), la que narra expone el registro de (casi) todo lo que pasa, en el orden alterado de esa convivencia. El lenguaje aparece despojado, como las cuatro paredes blancas; pareciera que ahí adentro el sentido se borrara un poco. A lo mejor un día las siete se vayan yendo, así como fueron llegando. 

El altillo es un segmento ficcional escrito en 2017 para el programa de radio El Desconcierto, conducción Quique Pesoa.